evalpsic
consejos / fertility patagonia

EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

La esterilidad afecta a 1 o 2 de cada 10 parejas, pero como el problema no es visible o palpable, otros no entienden el estrés que podés estar experimentando.

Cada uno responde a la esterilidad de forma diferente dependiendo de su situación particular, de sus estrategias de afrontamiento (recursos para enfrentarse a los problemas) y de su personalidad. El impacto emocional debe afrontarse antes, durante y después del tratamiento de la esterilidad. Es de gran ayuda el prepararse para este difícil período. Con soporte emocional y buena preparación mental, se puede reducir el sufrimiento que podría desencadenar la esterilidad.

El propósito de este capítulo es tratar algunos de los sentimientos que afronta la pareja a medida que toma conciencia, del problema en que se ve enfrentada, y la necesidad de consutar a un especialista.

Las páginas siguientes intentan estimular la discusión y la reflexión entre los miembros de la pareja y aquellos que comparten su problema. Han sido diseñadas deliberadamente para que sean fáciles de entender y con algunos ejercicios que podrían ser completados. Mucha de la información podrá ayudarle a observar las reacciones que tiene la pareja y esto les ayudará a entender mejor la experiencia del otro respecto a la esterilidad.

No hay una "receta mágica" que haga la experiencia de la esterilidad y su tratamiento más fácil. Sin embargo, el desarrollar sus propios recursos y los de su pareja o los que le rodean, hará que la tarea de afrontamiento de la esterilidad resulte un proceso menos difícil.

Cuando uno descubre que tiene un problema de esterilidad, a menos que se tengan amigos que hayan tenido algún problema de este tipo la noticia es siempre muy inesperada y no solemos tener información sobre lo que significa tener un problema de esterilidad.

Al examinar las consecuencias que conlleva la esterilidad, se pueden sentir algunas emociones que son incómodas. Para afrontarla se necesita energía tanto física como psicológica, y es importante que la pareja se prepare para las emociones que van a experimentar.

Algunas de las emociones más comunes se describen a continuación.

"Shock"

En numerosos casos, la esterilidad no es diagnosticada durante el primer año de fracaso para concebir. En algunas ocasiones incluso se tarda más en llegar a un diagnóstico. En consecuencia, se puede haber sospechado que tenía algún problema en este sentido. Para muchas parejas la esterilidad es muy difícil de aceptar, y muchas de ellas responden con sentimientos de incredulidad. Después de planificar durante años el llegar a tener "un día" un hijo, los planes de vida se desmoronan de repente. Estos sentimientos duran generalmente un corto período, y no son emocionalmente perjudiciales cuando se reconocen y se intentan controlar. Lo más apropiado es no dar paso a los sentimientos de autocompasión y desesperanza, y buscar ayuda de profesionales que puedan aconsejarle el tratamiento más adecuado a su problema en particular.

Negación

Otra parte del proceso emocional es frecuentemente la negación. Muchas veces la pareja pueden haber pensado "no es posible que esto nos pase a nosotros, el diagnóstico puede ser erróneo" y en vez de afrontar la esterilidad, han optado por negar el problema. De cualquier manera, esta fase es útil para ajustar la situación a su propia tranquilidad y trabajar para resolver esa esterilidad. La negación sólo es perjudicial cuando se prolonga excesivamente e impide aceptar la realidad.

Culpa

La culpa es un sentimiento negativo, y perjudicial pero muy común en estos casos. En el intento de determinar el por qué de su esterilidad, puede que se responsabilize al otro miembro de la pareja del problema, o por el contrario uno de ellos se sienta culpable por situaciones anteriores (abortos provocados) o enfermedades no tratadas en forma correcta. Algunas personas piensan que han sido castigadas por sus actividades sexuales anteriores o por algún aborto voluntario acaecido en el pasado. También es frecuente escuchar que las personas que han utilizado anticonceptivos anteriormente, pueden ser esterilies, cuando desean lograr el embarazo.

En los casos en que se conoce con anticipación la causa, por operaciones anteriores, de trompas, ovarios o testículos, se siente que está privando a su pareja fértil de la oportunidad de tener hijos. Por lo que aumenta el sentimiento de culpa al no poder ofrecer al otro lo que tanto se desea.

Los sentimientos de culpa pueden superarse tomando una actitud activa en la busqueda de la solución al problema y siendo positivos en la consecución de los pasos a seguir.

También puede culparse a personas o a circunstancias, al ginecólogo que les llevó hasta descubrir el problema, a los padres por haber recomendado una espera prolongada, o a cualquier otra persona o profesional.

La culpabilidad o la duda pueden hacer que se desperdicien sus propios recursos emocionales y la energía. Dedique tiempo a hablar con su pareja y con un buen especialista de sus sentimientos, procurando deshacer las ideas érroneas para poder afrontar los mensajes que le llegan del exterior e incluso de su propia mente.

Ansiedad

Cualquier situación nueva o ante la que no se encuentra solución provocará ansiedad en un ser humano. Generará más ansiedad en función de la interpretación que se haga de la situación y de la visión que la propia persona tenga de las estrategias que posee para resolverla. Entre dos personas que tengan el mismo problema de esterilidad y con recursos parecidos, tendrá más ansiedad aquella que crea que su problema tiene difícil o ninguna solución .Por lo general, las personas que tienen pocos recursos económicos se sienten más ansiosos por un resultado negativo del ciclo de tratamiento. Lo mismo les ocurrirá a aquellas parejas que por razones de edad o problemas laborales o familiares y de cualquier otro tipo, cada ciclo de tratamiento les suponga un esfuerzo extra.

Depresión

El número de pérdidas asociadas a la esterilidad hace de la depresión una respuesta común. Además de la pérdida de poder tener un bebé, la esterilidad representa la pérdida de una ilusión . Las dificultades con estas pérdidas pueden verse incrementadas debido a que los amigos y familiares generalmente subestiman el impacto emocional de la esterilidad.

Con frecuencia encontramos a personas que manifiestan sentimientos de desesperanza u otros síntomas depresivos (pérdida del sueño, falta de apetito, etc...) tras varios intentos fallidos de tratamiento de esterilidad. En estos casos, lo más recomendable es acudir a un especialista de la salud mental.

Desesperanza

La desesperanza va relacionada con la depresión y generalmente se atribuye a los altibajos de las emociones producido por la esterilidad y su tratamiento. Generalmente, las personas se sentirán más expectantes durante la primera mitad del ciclo de tratamiento y estarán esperando ver lo que sucede. Pero si el ciclo no es exitoso, aparecen la desesperanza y los pensamientos de que nunca podrán lograr el embarazo. Cada mes variarán sus pensamientos, pero después de muchos ciclos de tratamiento sin éxito, les será más difícil mantener una actitud positiva. El mejor remedio contra la deseperanza es el de repetirse a uno mismo que cada intento fallido es un paso más hacia la solución final. Cada nuevo intento les acercará más hacia el final, ya sea mediante el éxito de las técnicas de reproducción asistida o mediante las intervenciones quirúrgicas reparativas de los organos dañados.

Pérdida de control

Hoy las parejas planean su vida en función de crear una familia a una edad favorable, pero antes estabilizar el aspecto económico, tratando de “ tenerlo todo” . Al descubrir la esterilidad, se pierde el control de su vidas. Durante el tratamiento, quizá dejen de lado otras partes de sus vidas: familiar, social, y todo esté alrededor de conseguir el éxito. Esto puede incluir el postergar una mudanza, continuar su carrera, cambiar de trabajo o establecer otras relaciones amistosas. Cuantas más cosas dejen, cuanto más cambien sus vidas, menos sensación de control tendrán. Esta sensación de falta de control, se acentúa con la continuidad de los ciclos de tratamiento, la imprevisibilidad, y a veces con las faltas de respuesta del profesional. Es necesario conversar con el equipo de tratamiento, para conocer cuales son las distintas alternativas de tratamiento, cuales son las proyecciones futuras en caso de que se niegue el éxito. Nuestra recomendación para adquirir mayor sensación de control es obtener toda la información que deseen del equipo que les está tratando, hagan planes sobre el número de años o ciclos de tratamiento que están dispuestos a hacer, participen activamente de las decisiones que sobre sus tratamientos y sus vidas se están llevando a cabo, formen parte del equipo! Cuanto más positivos y activos se muestren con respecto al tratamiento, mayor sensación de participación y control sobre sus vidas tendrán.

Rabia

La rabia se deriva del estrés por el que se atraviesa y las pérdidas sufridas, incluida la pérdida de control. Además es frecuente la incomprensión por parte de amigos y familiares respecto a la tensión emocional que conlleva la esterilidad. La pareja puede sentirse avergonzada/o ante los sentimientos de envidia y rabia que aparecen cuando observa a otras parejas que tienen hijos facilmente o las embarazadas que ve pasar por la calle. No se sienta culapable, no niegue estos sentimientos, puede incluso explicárselos a alguien cercano o con problemas similares que sabrá comprender. La rabia, por otro lado, puede convertirse en un sentimiento positivo si le da más ánimos para luchar e intentar luchar contra cualquier obstáculo para conseguir lo que se ha propuesto.

Soledad

El sentimiento de soledad es una experiencia común en las personas estériles y empeora esta etapa. La mayoría de los amigos no puede comprender la complejidad de sentimientos asociados a la esterilidad. Recomendaciones como "ya vas a quedar embarazada…tomate vacaciones…..estan estresados…", ó "después de que adoptes tendrás a tu hijo", no están basadas en hechos y pueden causar un gran dolor. Es muy frecuente cambiar a los amigos o relaciones si ellos no son capaces de entender o empatizar con los sentimientos que uno tiene. Por esta razón, aconsejamos a las personas en tratamiento conversar con personas o pacientes que sufren o han sufrido la misma frustración, con la cual compartir los sentimientos y dificultades por las que uno pasa.

Hay algunas personas que en nuestras consultas expresan sentimientos de marginación y de aislamiento, que son fruto del auto-distanciamiento de sus circulos sociales. Muchos renuncian a las reuniones con los amigos, "porque los demás tienen hijos", a aceptar invitaciones a bautizmos, comuniones u otros eventos sociales. La vergüenza o el pudor que supone para algunos explicar que existe un problema para lograr el embarazo hace que cambie sus relaciones personales. Poco a poco el mito de que la esterilidad es "un castigo" o "una falta de masculinidad o feminidad" va desapareciendo. A pesar de esto, a la mayoría de las personas les resulta difícil asumir delante de otros la explicación de un problema tan íntimo.

Nuestro equipo de profesionales en salud mental esta disponible para evaluar cada caso en particular y realizar un psicodiagnóstico, a fin de posibilitar la herramientas necesarias para afrontar el problema de la esterilidad, desde un punto de vista mas humano, dando contención y apoyo emocional.



® Fertility Patagonia | Centro de Medicina Reproductiva de Bariloche
Telefono(+54) 0294 - 4426467 Enailinfo@fertilitypatagonia.com Facebook/fertilitypatagonia