tratamientos
tratamientos de fertilidad humana / fertility patagonia

TRATAMIENTOS


Consiste en la colocación artificial del semen en el interior del útero de la mujer. Consta de tres fases:

Inseminacion Artificial

La inseminación aritificial, consiste en la colocación de manera artificial del semen en el interior del útero de la mujer. Ésta, consta de tres fases:

1. La estimulación del ovario con sustancias inductoras de la ovulación es sumamente conveniente para conseguir los resultados esperados. Este tratamiento lleva consigo el desarrollo de varios óvulos, lo cual entraña asumir el riesgo de un 15-20% de embarazos gemelares, cuestión que es importante conocer y discutir entre los pacientes y su equipo médico.

2. La preparación del semen consiste en seleccionar y concentrar los espermatozoides móviles, ya que la baja movilidad de éstos es uno de los factores que pueden afectar negativamente a la consecución de un embarazo. Para ello, se procesan las muestras mediante técnicas de capacitación o preparación.    

3. Es importante aclarar que en este tratamiento, la inseminación se realiza en las consultas, no es necesario aplicar ningún tipo de anestesia, ni resulta molesto. Por lo general, la inseminación se suele realizar durante dos días seguidos tras haber inducido la ovulación; para cada una de ellas habrá que proveer al laboratorio con una muestra seminal. Tras ser depositado el semen es convenientemente tratado en el útero, la mujer deberá permanecer unos minutos en reposo. De acuerdo a datos obtenidos a través de la Fundación IVI, aplicada al campo de la reproducción humana, cada 100 ciclos de inseminación 13 resultan en gestación, y de cada 100 parejas que completan 4 ciclos, 60 consiguen gestación. Además, de todos los embarazos conseguidos, un 15-20% son gemelares y otro 15% se malogran.   

Es necesario contemplar que actualmente, la mayoría de los casos de esterilidad masculina puede resolverse, aunque existen algunas ocasiones en las que se precisa recurrir a la donación de semen, por ejemplo, es conocido que algunos varones son portadores de enfermedades congénitas que pueden transmitir a sui descendencia, por eso es importante contar con un banco de semen. Por otro lado, de acuerdo a la Ley de Fertilización Asistida N°14208 se contempla la inseminación a mujeres solteras, por lo cual en este sentido también es importante.

En los bancos de semen, los donantes son permanentemente estudiados para descartar cualquier tipo de enfermedad transmisible, y especialmente se controla la existencia de anticuerpos del HIV. Una determinada muestra de semen es congelada durante 6 meses antes de su uso, tan solo si el donante muestra negatividad a los anticuerpos del HIV tras esos 6 meses de cuarentena, la muestra es utilizada. También, se controla de forma muy estricta las enfermedades hereditarias que puedan padecer los donantes o sus familiares próximos. Hay que tener en cuenta que algunas enfermedades hereditarias se manifiestan en diferentes etapas de la vida, por lo que podría desconocerse su existencia en el momento de la donación.   

En cuanto a los resultados, la inseminación con semen de donante proporciona unas tasas de embarazo por ciclo del 25% y del 80% por paciente con un máximo de 6 ciclos.

Hoy en día se ha convertido en el punto convergente de todos aquellos fallos reproductivos que inicialmente no se han resuelto de forma más sencilla con los tratamientos descritos anteriormente. Además la FIV, y más concretamente la inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI), es la solución a la esterilidad masculina, de forma que hoy se puede afirmar que la esterilidad masculina ha pasado a ser un problema del pasado en la inmensa mayoría de los casos.

La Fertilización In Vitro consta de seis fases: estimulación del ovario con hormonas, extracción de ovocitos, inseminación de los mismos, cultivo in vitro hasta embrión en diferentes estadios de desarrollo, transferencia embrionaria y congelación y descongelación de embriones en su caso.

1. La estimulación del ovario nos permite obtener varios óvulos en un mismo ciclo y es necesaria, ya que las posibilidades de embarazo aumentan de forma proporcional al número de embriones transferidos, dado que no todos los ovocitos obtenidos llegan a ser embriones aptos para la transferencia. De acuerdo a datos obtenidos a través de la Fundación IVI, la estimulación precisa de inyecciones intramusculares y/o subcutáneas y de varias (3 o 4) visitas a las consultas para monitorizar el resultado de la misma, la probabilidad de que ocurra una respuesta exagerada (hiperestimulación) con riesgo para una paciente es inferior al 1%.

2. Extracción de ovocitos. La extracción se efectúa mediante una punción transvaginal bajo control ecográfico. La duración media de esta intervención es de unos 15 minutos, se realiza bajo sedación y la paciente está en condiciones de marcharse a su domicilio tras 20 o 30 minutos. El riesgo de sufrir alguna complicación durante la extracción de ovocitos es de 1 por cada 2.500 casos, por lo que se puede considerar inapreciable.

3. Inseminación. Una vez obtenidos los ovocitos, se requiere una muestra de semen. Para realizar la inseminación existen dos alternativas: la inseminación clásica, colocando juntos los ovocitos con los espermatozoides previamente tratados y seleccionados; y la inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI). Con ello solucionamos prácticamente cualquier tipo de problema

4. Cultivo in Vitro del Embrión. Los ovocitos fecundados se constatan al día siguiente, desde este momento los embriones se mantienen en el tipo de cultivo adecuado para su desarrollo en cada caso. Habitualmente, los embriones permanecen en cultivo un total de tres días. En algunas ocasiones, es conveniente prolongar el cultivo de los embriones en el laboratorio hasta el estadio llamado de blastocisto; para ello utilizamos la técnica del Co-cultivo Embrionario con células de endometrio, que ha sido desarrollada originalmente en el IVI y cuya utilidad está reconocida internacionalmente. En definitiva, se trata de cultivar los embriones junto con células del epitelio endometrial humano, que es su medio natural. En estos cultivos, los embriones se desarrollan durante 6 días alcanzando la mayoría de ellos el estadio óptimo para la implantación.

5. Transferencia embrionaria. El momento de la transferencia de los embriones al útero materno se decide en cada caso particular, así la transferencia se puede realizar en el útero o en las trompas. Dependiendo de las características de los embriones, los embriólogos aconsejan el momento más adecuado entre el segundo y sexto día después de la obtención y fecundación de los ovocitos. La transferencia uterina tiene lugar por vía transcervical, no requiere anestesia y es la más común en FIV. Habitualmente transferimos 2 o 3 embriones, porque la elevada tasa actual de implantación embrionaria aconseja limitar su número para reducir así la incidencia de gestaciones multifetales (las estadísticas demuestran que éste es el número que da mayores tasas de embarazo sin incremento del riesgo de gestación múltiple). Tomando en consideración los datos vertidos por el Centro IVI, que desde finales de 1999 y de forma constante durante los últimos años, las tasas de embarazo con FIV e ICSI no han bajado del 50%, siendo superiores al 60% en el caso de donación de ovocitos. Además, las tasas de éxito con transferencia de embriones congelados son ya equiparables a los demás tratamientos, superando el 40%.

6. Congelación y descongelación de embriones. Después de la transferencia del número de embriones adecuado para cada caso, el resto de embriones viables son sometidos a un proceso de congelación para poder conservarlos durante un tiempo. Este procedimiento permite la disponibilidad de estos embriones en el momento en que sean requeridos por la pareja. Si no ha habido embarazo, o tras haber finalizado el mismo, se procede a la descongelación y transferencia de los embriones que sobreviven a la congelación. Aunque históricamente, los resultados con embriones congelados han sido más bajos que con otros tratamientos,  en los últimos informes estadísticos aseguran que desde hace dos años son prácticamente iguales que con FIV. No hay mayor riesgo de aborto o malformaciones embrionarias por transferir embriones que anteriormente estaban criopreservados. 

Inyección Espermática Intracitoplasmática

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) es un desarrollo reciente asociada a la FIV que permite inyectar directamente un espermatozoide en el ovocito utilizando técnicas de micromanipulación. Se utiliza cuando los espermatozoides tienen dificultades para penetrar en el ovocito, y en ese caso se puede utilizar esperma del compañero o de donante. La ICSI también se utiliza cuando el recuento de espermatozoides es muy bajo.

Sólo es necesario un espermatozoide vivo para cada ovocito por lo que, a diferencia de la FIV, puede realizarse con muestras de semen de bajísima calidad, incluso en casos de ausencia total de espermatozoides en el eyaculado, ya que en estos casos obtenemos los espermatozoides directamente del epidídimo o del testículo mediante una pequeña intervención practicada al varón, llamada biopsia testicular y que puede realizarse una vez obtenidos los ovocitos.

Sin embargo, se han desarrollado por primera vez  técnicas de congelación de biopsia testicular que permiten utilizar con éxito para ICSI, los espermatozoides de cualquier procedencia (eyaculado, epidídimo o testículo) tras su descongelación. Además, en la mayoría de los casos no es necesario descongelar toda la muestra congelada, por lo que una sola biopsia suele permitir la realización de varios intentos de ICSI.

Las posibilidades de éxito con ICSI son las mismas que con la FIV convencional. Sin embargo, es importante considerar que las parejas sometidas a ICSI tienen un problema primario mucho más grave: la dificultad de fecundación con los espermas del varón. Por ello, es importante destacar que con esta técnica, incluso con muestras de esperma de la más baja calidad, únicamente en el 2% de los casos se produce un fallo de fecundación de todos los ovocitos inyectados, pero suelen ser casos con menos de tres ovocitos maduros disponibles.

Cuando las muestras de semen son muy patológicas, siempre realizamos análisis complementarios para localizar si existen defectos cromosómicos y/o genéticos que puedan justificar la patología e incluso recomendar que no se emplee esa muestra sin las debidas precauciones. En estos casos, también es más probable encontrar embriones de peor calidad.

Si tomamos en cuenta lo mencionado anteriormente sobre la calidad espermática, en necesario aclarar que las posibilidades de embarazo con ICSI son básicamente las mismas que con la FIV.

Recuperación espermática

Recuperación espermática

En los pacientes con azoospermias (falta de espermatozoides en el eyaculado), es posible recuperar espermatozoides del testículo o de la vía espermática. Actualmente, sabemos que en el caso de las azoospermias, por obstrucción de la vía espermática (azoospermia obstructiva), se puede recuperar espermatozoides casi en el 100% de los casos, mientras que en las azoospermias no obstructivas (por déficit de la fabricación), este valor disminuye al 50%. En los casos obstructivos, la recuperación habitualmente puede ser realizada, por una simple punción del epidídimo, o directamente del testículo, mientras que en los pacientes con azoospermias no obstructivas, generalmente, suele ser necesario efectuar una pequeña intervención similar a una biopsia. Cuando se efectúa una reproducción asistida, asociada a la recuperación de espermatozoides, los pasos son similares a los de una Fertilización in Vitro, con la diferencia que los espermatozoides deben ser extraídos previamente. En general, la recuperación de espermatozoides, se efectúa el mismo día que la aspiración de los óvulos. Dado que estos espermatozoides tienen muy baja movilidad, deben ser utilizados para una técnica de ICSI (inyección de un espermatozoide en un ovulo), con lo cual se logran las mismas tasas de fertilización que con los espermatozoides eyaculados. En algunos casos, suele ser posible criopreservar (congelar), material recuperado de manera tal que si fuese necesario repetir el procedimiento, se puedan utilizar esos espermatozoides.

Fuente:

Criopreservación embrionaria

Criopreservación embrionaria

Cuando se generan embriones múltiples tras la Fertilización in Vitro, los pacientes pueden elegir congelar los embriones que no se transfieren al útero de la mujer. La criopreservación ofrece la posibilidad de conservar embriones mediante esta técnica para mejorar los resultados del tratamiento, evitar el embarazo múltiple y además permite realizar un nuevo intento en aquellos casos donde no se hubiese logrado inicialmente el embarazo. Además, pueden congelarse espermatozoides o tejido ovárico y testicular, con la finalidad de preservar la fertilidad futura en pacientes con determinadas patologías que pudieran afectarla.

Existen diferentes técnicas para criopreservar (congelar) embriones, cada una con diferentes posibilidades de lograr la supervivencia. En la actualidad el método más efectivo es la vitrificación (supervivencia de hasta 98%), lo que a su vez ser refleja en una posibilidad de hasta el 50% de embarazo con embriones congelados, según reportes en la literatura médica.  

Fuente:

Diagnóstico genético pre-implantacional

Diagnóstico genético pre-implantacional

Es un procedimiento por el cual se estudia la constitución genética del embrión antes de transferirlo, es decir, se estudia el ADN de embriones humanos para seleccionar los que cumplen determinadas características y/o eliminar los que portan algún tipo de defecto congénito. Para ello, se aspira de cada embrión a estudiar entre una y dos células que son analizadas con técnicas de diagnóstico especiales. Si los embriones presentan alguna anomalía genética, no son transferidos. Está indicado, sobre todo en enfermedades genéticas ligadas al sexo como la hemofilia, o en casos de abortos a repetición.  

Ovodonación

La ovodonación es una técnica relativamente nueva aparecida a mediados de la década del 80 como una variante de la Fertilización in Vitro (FIV).

Cuando las pacientes han alcanzado la menopausia de forma prematura o le han sido extirpados ambos ovarios, cuando tienen anomalías cromosómicas que de forma sistemática transmiten a su descendencia, o cuando no responden bien a la medicación estimuladora del ovario o fracasa de forma repetida la FIV e incluso en otras circunstancias, existe la posibilidad real de quedar embarazada mediante la donación de ovocitos. Las mujeres receptoras deben tomar una medicación que proporciona a su útero la capacidad de que implanten los embriones transferidos y, mientras se produce una donación, deben permanecer en contacto con el centro donante para poder ser localizadas en el momento en que se produzca una donación.

A las donantes de ovocitos se les practican los mismos controles que realizamos a los donantes de semen para poder descartar la existencia de enfermedades congénitas (siempre y cuando se hayan manifestado ya en la donante), malformaciones y enfermedades de transmisión sexual. Este método es el más eficaz que existe, sin duda, en reproducción asistida.

Inseminación con Semen de Banco

Se utiliza cuando el varón presenta enfermedades hereditarias o incapacidad para producir espermatozoides. La primera norma que rige esta técnica es el anonimato tanto de parte del donante de semen como de los pacientes que lo utilizan. Los aspirantes a donantes son sometidos a una serie de análisis antes de ser aceptados: exploración general, sangre, semen, estudio de enfermedades de transmisión sexual, evaluación genética. La elección del donante se determina según las características del varón: se elige un donante de igual grupo sanguíneo y similares características físicas. La técnica que se utiliza es la misma que en el caso de la inseminación conyugal, pero utilizando la muestra proveniente del banco de semen.

Cultivo in Vitro del Embrión.

Los ovocitos fecundados se constatan al día siguiente. Desde este momento los embriones se mantienen en el tipo de cultivo adecuado para su desarrollo en cada caso. Habitualmente los embriones permanecen en cultivo un total de tres días. En algunas ocasiones, es conveniente prolongar el cultivo de los embriones en el laboratorio hasta el estadio llamado de blastocisto.

Para ello utilizamos la técnica del Co-cultivo Embrionario con células de endometrio, que ha sido desarrollada originalmente en el Centro IVI de España y cuya utilidad está reconocida internacionalmente. En definitiva, se trata de cultivar los embriones junto con células del epitelio endometrial humano, que es su medio natural. En estos cultivos los embriones se desarrollan durante 6 días alcanzando la mayoría de ellos el estadio óptimo para la implantación.

Extrusión  o Eclosión Asistida (Assisted Hatching)

Assited Hatching

Los embriones, están rodeados de una capa denominada zona pelúcida de la cual deben desprenderse para poder implantarse. Esto sucede una vez que el embrión está en la cavidad uterina, adelgazando su zona pelúcida lo cual lo va haciendo gradualmente, ayudado por sustancias producidas por él mismo. Hay evidencias que algunos embriones pueden carecer de la habilidad para adelgazar y desprenderse de la zona pelúcida, por esta razón, se diseñó un procedimiento denominado extrusión asistida (Assited Hatching), en la cual se le efectúa al embrión una pequeña abertura en la zona pelúcida unos minutos antes de transferirlo, a fin de facilitarle el desprendimiento y consecuente implantación. Esta técnica, suele efectuarse en embriones de mujeres de más de 37 años, en embriones con zona pelúcida engrosada, y en pacientes con fallas previas de FIV, en las que se transfirieron embriones aparentemente de buena calidad, y no implantaron.

La eclosión asistida(también llamada AHA) es una técnica que se lleva utilizando desde los años 80, cuando se vio que los embriones de PZD (disección parcial de la zona pelúcida)efectivamente parecían tener una tasa de implantación más alta que los embriones normales. Este método se puede realizar cualquier día de desarrollo, aunque normalmente se suele hacer en el tercero.

Powered By jQuery Tools and jQuery


® Fertility Patagonia | Centro de Medicina Reproductiva de Bariloche
Telefono(+54) 0294 - 4426467 Enailinfo@fertilitypatagonia.com Facebook/fertilitypatagonia